Plantas de clasificación STADLER y el problema global de los residuos

El mundo tiene un problema con la basura: En todo el mundo se genera anualmente la increíble cantidad de dos mil millones de toneladas de basura. Según el Banco Mundial, esta cantidad aumentará hasta el año 2050 en un 70 por ciento. Destacan sobre todo los residuos plásticos. Por ahora, hay acumulados más de seis mil millones de toneladas de plástico en todo el mundo. Esto equivale al peso de aproximadamente mil millones de elefantes adultos. 

Efectos sobre el medio ambiente

La mayor parte de estos residuos plásticos no ha sido acumulada en vertederos ni llevada a un centro de reciclaje. Ha acabado en la naturaleza, donde se va descomponiendo poco a poco durante muchísimo tiempo, sin llegar a descomponerse totalmente. Finalmente, también contamina el suelo y las aguas en forma de microplástico. Además, los vertederos y las plantas incineradoras de basura emiten enormes cantidades de gases invernadero contaminando en gran medida nuestro clima. Esto quiere decir que: Es urgente implantar una economía circular que funcione. Es necesario reciclar, y, a partir de ahora, más que nunca antes.

La mejor tecnología de su clase y componentes excelentes son fundamentales para un reciclaje eficiente

Justamente la calidad de reciclaje de materiales plásticos depende enormemente de un buen grado de clasificación del material utilizado. Y es exactamente en este punto donde STADLER entra en juego con su conocimiento y experiencia.

Nuestras plantas de clasificación de residuos contribuyen de una forma decisiva a transformar la economía lineal de los vertederos en una economía circular. Y el potencial de ahorro en emisiones de gases de efecto invernadero es también de una magnitud considerable: Cada tonelada de plástico reciclado utilizada en lugar de plástico nuevo ahorra entre 1,5 y 3,2 toneladas de gas de efecto invernadero.

Eso significa que una planta de STADLER que clasifica anualmente 100 000 toneladas de plástico con un alto grado de separación contribuye a evitar de 150 000 a 320 000 toneladas de gases de efecto invernadero al año.  Esto equivale a la media anual de emisiones de gases de efecto invernadero de aproximadamente 16 000 a 36 000 personas en Alemania.